Timoteo

Timoteo y su granito

Timoteo se levantó para ir al jardín, estaba muy dormido, a penas pudo llegar al baño a hacer pis, que era lo primero que hacía a la mañana.

Cuando se miró en el espejo para lavarse la cara y los dientes, oh… oh…

Ahí, muy plantado en el medio de la mejilla izquierda…

Leer más