lugar

Ojalá les guste viajar



No había luces encendidas, no había ruido, no había más que dos empleadas que me esperaban y vinieron a recibirme. Llegué a Nono, Córdoba, y es la segunda vez que me separo de Guadalupe y Lucía desde que nacieron….

Leer más