El reflejo en el espejo

20/04/2019

Cuando estamos en la panza alguien decide que nos vamos a quedar con ese rasgo de mamá, ese rasgo de papá, esa marca registrada de la abuela materna o paterna…

Me miro al espejo y veo un listado de herencia genética, algunas de ellas: las piernas, los tobillos, la parte de atrás del cuello, las caderas, la manera de pararme, la forma de caminar, todo eso de mi mamá, tengo un listado de papá, no tan físico: la prolijidad para guardar papeles importantes, bueno, que especifico me salió, pero eso no sé si vino de la panza o lo aprendí viéndolo.

A veces es difícil entender si vino de fábrica o se aprendió con el ejemplo, podría decir mejor: la prolijidad y punto, creo que eso define a mi papá, desde acomodar la carne en la parrilla hasta encajar en ese garaje cada mueble antiguo o guardar una boleta de gas en la carpeta indicada.

También hay en este envase algún punto del estoicismo de mi abuela materna Emilia, otro punto de coquetería de la misma abuela. Un poco de vida social activa de Tata Jama, mi abuelo paterno, ese amor por el encuentro con amigos en un café.

Con algunas cosas me gustaría ir a Defensa del Consumidor, porque eso de estar tropezándome todo el tiempo mamá, ¿por que me lo pasaste? ¿Y saben que es lo peor?, que yo hice de neurotransmisor y se lo pasé a Lupe también, ¡perdón Lupe!

Al fin de cuentas somos como un bizcocho que se va armando con 300 gramos de esto, 2 unidades de lo otro, media pizca de tal condimento, y un golpe de horno final.

Somos el resultado de generaciones y generaciones que se van mezclando, eso me resulta muy poético y fascinante!

Pensar que en mi sangre tengo algo de mi tataraabuelo Drago, sí, el de la Doctrina Drago que decía que: “ningún Estado extranjero puede utilizar la fuerza contra una nación americana con la finalidad de cobrar una deuda financiera.” ¿De ese abuelo habré heredado algo de mi carrera periodstica?, andá a saber.

De algunas cosas me hubiera gustado recibir más, por ejemplo de la actitud inventiva de mi mamá, que nos hacía muñecas con un almohadón o armaba programas en el medio del campo para que no nos aburramos.

O de la capacidad de resiliencia de los dos, papá y mamá, admirable!

O del pelo lacio de mi abuela Emilia, no tendria que vivir con el secador a cuestas! 

 

Cuando la miro a Lupe veo muchos rasgos en espejo y cuando la miro a Luchy lo veo a Juan, que está comprimido en esa fórmula de cuerpo de mujer de 6 años. ¿Cómo es el random genético no?

  

   


Compartir

Dejar un comentario


*Campos requeridos