Slime

04/06/2018

  

Había mirado unos videos en youtube de chiquitas de 8 armando varias y de colores… mamá siempre dice que en la repostería las cantidades son las que son, ahí no se puede improvisar porque sale mal…

Por eso yo puse en un envase frente a la mirada de entusiasmo de Luchy:

Dos cucharadas de plasticola

Dos cucharadas de agua

Y unas gotas de Ariel liquido…

Pero mezclaba con la cuchara y el resultado estaba bastante lejos de lo que queríamos hacer, slime, se llama, es una masa pegajosa, tipo miquimoco, pero que a los chicos de ahora les fascina hacer, porque no se compra hecha, ¡se hace! Y eso es lo divertido…

El agua como principio de todo, como fuente de nacimiento, como composición de todas las cosas, no podía fallar, la fórmula del video era infalible…

Luchy me dijo, ma, déjame a mi y la verdad que yo tenia un cumple y tenia pocas ganas de seguir viendo youtubers que me piden que me suscriba a su canal, asique dije, que pruebe… ¿qué era lo más grave que podía pasar?, que la cocina quedara repleta de un líquido verde pegajoso, parecido al vomito de un dinosaurio?... bueno, se limpia…

Porque ya lo dijo Ala, “ensuciarse hace bien”…

Me fui a bañar y la dejé a Luchy con las manos en la masa, tratando de arreglar eso para que se pareciera a un slime, y cuando salí de bañarme, estaba perfecto! Le había quedado el mejor slime que haya visto, grande y pegajoso y ella tenía la sonrisa más grande del mundo.

Luchy no es repostera, pero sabía bien lo que tenía que hacer para lograrlo, y a veces hay que confiar, irte del lugar para no ver… y volver a confiar…

¿Como habrá hecho Dios para decidir… ¿hasta acá de agua, hasta acá de tierra, hasta acá de aire?, ¿habrá tirado algunas pruebas de mundo porque las proporciones no le salían?

 


Compartir

Dejar un comentario


*Campos requeridos