Luchy y Dios

15/11/2017

¿Qué pasa mientras hago otra cosa?

Cuando me pongo a hacer, el mundo se tendría que detener, en realidad siento que se detiene porque cuando estoy muy concentrada en algo, la vida me pasa por el costado. Pero no ese costado que ves de reojo, realmente no me importa, es más, me molesta que esas cosas que pasan me interrumpan, un timbre, un celular, no me molesten, estoy en otro modo.

Modo pintura, modo esritura, modo limpieza, este último, que cuando me copo, que es pocas veces, agarrate catalina!

Es lindo también saber que estoy en esa burbuja, esa burbuja que me mantiene, me contiene, me salva y me vuelve al eje.

Estaba viendo si iba a necesitar otra mano la mesa o no, la miraba desde lejos porque para mi "las obras" se miran desde lejos, y con la cara torcida, no sé por que siempre la misma pose pongo.

Cuando de repente vino Luchy, que estaba adentro y me preguntó:

¿Por qué Dios no muere? Y agregó, por qué todos morimos y vamos al cielo? Si Dios muere, no tendría que ir a la tierra, y se rió…

No sabía por donde empezar a pensar, mirá la pavada que estaba pensando antes, si le daba otra mano de pintura o no…

Y ahí vino Luchy y me dio el golpe de realidad, pero no esos golpes estúpidos que te vuelven despacio, Ma, me servís algo para tomar? O Ma, me imprimis un dibujo para pintar, o Ma, puedo ir a lo de Lula en bici?

No, nada de eso, como hago para pasar tan rápido de mi burbuja a esto…

Lo mejor en estos casos es siempre la re pregunta:

¿Y a vos que te parece Luchy?

 

 


Compartir

Dejar un comentario


*Campos requeridos