Arco Iris y sus sueños

03/07/2017

 

Ella se llama Arco Iris, le gusta soñar, pero también le da miedo, porque muchas veces estuvo atrapada en situaciones  feas.

La mamá cuando la escucha llorar va hasta su cuarto, se sienta al lado de la cama, la mira, la abraza, le explica que fue solo un sueño, la vuelve a poner cómoda y la acaricia hasta que se duerme nuevamente.

Pero un día su mamá tuvo una idea, se le ocurrió regalarle un llavero lleno de llaves de varios tamaños y formas. Cuando se las dio a Arco Iris le explicó “cada llave abre una puerta de escape, cada vez que sientas que tengas que usar una, usala, vas a salir del momento, y vas a estar fuera de peligro. Vos vas a saber cuando usar cada una.”

Arco Iris esa noche puso el llavero en su mesa de luz, se acostó, su mamá le leyó un cuento y se durmió. Estaba en una playa jugando con su pala y su balde mientras hacia castillos, armaba aberturas gigantes, puentes, torres, hasta que en un momento vino una ola muy grande y la tapó completamente, en tres segundos estaba en el medio del mar, tratando de nadar, pero se hundía en cada brazada, y tragaba agua salada sin poder gritar, estaba a punto de rendirse porque ya estaba muy cansada cuando se acordó de las llaves. Miró su cuello y vio que el llavero estaba colgado con un cordón de color verde y podía ver una llave con forma de tabla, la tomó y una cerradura se dibujo debajo del mar, dió vuelta la llave sin mucha confianza y salió a un bosque lleno de árboles altos donde se colaba la luz del sol por entre las ramas.

Se sentó en el camino que había entre los arboles y respiró muchas veces, sintiendo que el aire llegaba a su panza y desde ahí iba a cada rincón de su cuerpo, el bosque estaba solitario, pero no le daba miedo, estaba tranquila, contenta de poder respirar y que a su alrededor solo hubiera aire reparador.

Se levantó después de un rato, y empezó a caminar con un paso lento pero seguro, no le preocupaba donde iba. En ese momento se despertó y estaba en su cama, su corazón se había tranquilizado y volvió a dormirse.

A la mañana siguiente le contó a su mamá lo que había pasado, estaba feliz de tener una mamá maga, porque de otra manera no se podía imaginar como esas llaves habían llegado a estar colgadas en su cuello abajo del mar.

Arco Iris esa noche miró bien que el llavero siga en su mesa de luz y que a nadie se le haya ocurrido guardarlo en otro lado, y se durmió tranquila después del cuento de su mamá. De repente estaba en una selva, caminando con un carrito donde llevaba algunas cosas para dibujar y a un gatito de peluche, en un momento detuvo su marcha para ver algunos pájaros que estaban haciendo mucho ruido en la copa de un árbol y sin querer se tropezó con una rama por mirar para arriba, eso despertó a un león que dormía cerca y muy enojado fue a ver quien estaba en el camino mientras lanzó al aire un gruñido que hizo temblar hasta el aleteo de una abeja que pasaba por ahí.

El león fue corriendo hasta Arco Iris, saltó alto y cuando iba a clavar sus garras sobre ella, cerró los ojos, vio una llave que brillaba del cordón de su cuello y la puso en la puerta que apareció frente a ella, de repente estaba en una bañadera de agua tibia, un olor a vainilla flotaba en el ambiente y sonaba un piano muy relajante de fondo. Arco Iris se acostó en el agua sintiendo un alivio total, su corazón había vuelto a latir despacio y todo su cuerpo estaba a salvo, miró si tenía algún rasguño y entendió que de nuevo las llaves la habían salvado. Se despertó y estaba en su cama, y el llavero estaba sobre la mesa de luz.

 

Otra noche estuvo en un pozo muy hondo y salió a una jardín de infantes lleno de toboganes de agua y hamacas y otro día estuvo en un piso 22, a punto de caer cuando apareció en una cama elástica saltando con su mejor amiga a ver quien llegaba mas alto. De ahí en adelante Arco Iris no se durmió nunca mas intranquila, porque sabía que si estaba el llavero sobre la mesa de luz, nada iba a ser preocupante, porque cada situación de aprieto iba a poder resolverla abriendo una puerta que la llevara a otro lugar.

 

 


Categorías

Cuentos

Compartir

Dejar un comentario


*Campos requeridos